JUVENTUD LAC ANTE EL ILEGÍTIMO PROCESO CONSTITUYENTE DE VENEZUELA

photo_2017-02-10_10-56-26

Venezuela vive la más profunda crisis de su historia republicana. La carencia de condiciones humanitarias mínimas, la persecución política y la ausencia de libertades fundamentales que garanticen el libre desarrollo de sus ciudadanos, ha generado que los venezolanos salgan a las calles a recuperar la democracia y su libertad. Tras 121 días de intensas y contundentes protestas, los venezolanos han demostrado su carácter democrático, pacífico y civilista. Sin embargo, la dictadura obstaculiza una salida a esta grave crisis y ha mostrado la cara más represora y despiadada en sus 18 años en el poder.

Hoy 30 de Julio de 2017, el régimen presentó un nuevo obstáculo entre los venezolanos y su libertad: la instauración de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) violatoria totalmente de su propia Carta Magna vigente en su artículo 333, dicha ANC pretende perpetuar y legitimar un sistema que no goza de la confianza y aprobación de los venezolanos, quienes, en cambio, resisten a la represión sistemática de los organismos de seguridad del Estado. Ante esto La Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (Juventud LAC) expresa lo siguiente:

1) Rechazamos y condenamos los ataques militares, policiales y paramilitares que intentan arrebatarle a los ciudadanos su derecho legítimo a la protesta pacífica. Estas arremetidas han derivado en el asesinato de más de 120 ciudadanos venezolanos en este período de protestas, donde más de una decena se ha suscitado el día de hoy.

2) Rechazamos el fraude electoral que se quiere constituir en Venezuela para dar forma “legal” a un modelo que no goza de la aprobación de la inmensa mayoría de los venezolanos, y que no soluciona los distintos problemas que actualmente vive el país.

3) Demandamos el cese inmediato de la violencia e instamos a convocar de manera inmediata a elecciones libres, transparentes y justas.

Desde Juventud LAC celebramos la posición de la Comunidad Internacional, de gobiernos y líderes de distintos Estados, que han desconocido y condenado enérgicamente el establecimiento de una Asamblea Nacional Constituyente y todos los actos jurídicos que de esta emane. Al mismo tiempo, exhortamos a los demás gobiernos de la región y del mundo que aún no se han pronunciado al respecto, a desconocer y condenar el establecimiento de la misma y la ola de violencia generada por el gobierno venezolano y a retomar el hilo constitucional perdido en el país.

Los jóvenes de la región hemos fijado clara posición de cara a la historia, acompañando la causa democrática y libertaria venezolana. Esperamos lo mismo de nuestros gobiernos, quienes como actores de la Comunidad Internacional democrática tienen el deber de respaldar la constitucionalidad claramente violada por el régimen de Nicolás Maduro. Es hora de decidir cómo se quiere ser juzgado en la posteridad cuando se escriba sobre la recuperación de la democracia en Venezuela.

Directorio Ejecutivo
Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia